Novedades

Nota de opinión:

¡Que la comunidad de ciberseguridad siga creciendo!

Por Por: Miguel Satzger- Head of Sales

Históricamente siempre cerraba el año hablando de tendencias, mejores prácticas o nuevas tecnologías. Este año me encontré con reflexiones diferentes. Producto de la edad, del cansancio o la pandemia, mis conclusiones en este 2021 cruzan la barrera de lo tecnológico para centrarse en lo humano. No menor, el centro de la ciberseguridad fueron las personas.

Centrándome en dos ejes, la comunidad y la poca oferta para la actual demanda.

COMUNIDAD

Durante este 2021 observe una comunidad más grande y más integrada que nunca. Personalmente este hecho me pone muy feliz, porque es un hecho que considero que venía haciendo falta, y que hoy es nuestra mejor defensa. Los Blogs, las noticias constantes, papers, hallazgos compartidos por Redes Sociales, Sociedades de Mujeres de Ciberseguridad, Comunidades de slack y otros medios de miles de personas de nuestro mundo, compartiendo y creando comunidad.

Los ejemplos son amplios de todos aquellos grandes grupos humanos dispuestos a compartir información, experiencias e inteligencia para prepararnos entre todos ante un enemigo común. Sabiendo que él mismo trabaja también en equipo y comunidad, es muy importante permanecer unidos y organizados mejorando y buscando el constante crecimiento de la ciberseguridad.

Felicito a todos los que pregonan estos espacios, quienes comparten documentos propios por el bien común, quienes invitan libremente a la comunidad a ser parte. Es una de las cosas que más me llegaron durante este 2021.

POCA OFERTA PARA LA ACTUAL DEMANDA

Desde otra perspectiva, la pandemia nos hizo dar cuenta, negativamente, de que no estábamos preparados para afrontarla. No por la falta de tecnologías que las hay y muy buenas, sino por la falta de personas capacitadas en ciberseguridad.

La sociedad, las empresas, y el mismo mercado se dio cuenta de la importancia de la ciberseguridad, convirtiendo la temática en parte de la estrategia corporativa, creando así muchos puestos de trabajo para atacar esta problemática, pero no teniendo la suficiente oferta.

Todos los días recibo llamados de diferentes directivos, consultando por profesionales para ocupar estos puestos. Es así como se intentan apoyar en integradores, terciarizando la necesidad, teniendo el mismo problemas nosotros para encontrar esos apasionados en seguridad informática. Gracias a la pandemia, las fronteras se abrieron y podemos buscar recursos en otras regiones, no alcanzando esta opción para contrarrestar.

En los países de Latinoamérica corremos con la desventaja de que los sueldos se encuentran globalizados, y no es así los precios de venta (tema que hablaré en mi próxima nota). Sumado a que no pudimos ver la urgencia de recursos que se avecinan en estos años. La oferta universitaria, de colegios o de posgrados no está preparada para este fenómeno.

Hay que comenzar a hablar con los colegios. Hay que empezar a tener varias materias de ciberseguridad en todas las carreras afines a TI, en todos los países. Desde el boom pandémico, son demasiadas las industrias que dependen de la ciberseguridad para seguir operando. Es demasiado el riesgo de no contar con ella, para las empresas mismas y para los datos que manejan de las personas naturales. Hay que cambiar, y no tenemos tiempo. Espero que la comunidad ayude y vea esta problemática como la estoy viendo yo, y entre todos empecemos a proponer un mundo de mayor seguridad digital desde las bases. No es el futuro.Es hoy.